TABACO

Cigarrillo, cigarro, piti, drum...

%

El 66 % de los catalanes mayores de 15 años no ha fumado nunca o ha conseguido dejarlo.

Definición

El tabaco es un producto de la agricultura originario de América. Proviene de las hojas de la planta del tabaco y contiene muchas sustancias químicas diferentes. Una de ellas es la nicotina, que es altamente adictiva. Esto significa que puede ser difícil dejar de fumar aunque se tenga la voluntad de hacerlo. Los fumadores regulares creen que fumar tabaco los ayuda a relajarse, a gestionar el estrés y a tener menos hambre. Pero en realidad tiene múltiples efectos nocivos.

Se consume de varias formas, pero la principal y más conocida es la consumición por combustión produciendo humo.

Apariencia

Las hojas verdes de la planta del tabaco son recogidas, secadas y frotadas para producir una mezcla de color marrón escamosa. Se puede adquirir tabaco de liar, que se utiliza para liar cigarrillos a mano, pero también se puede comprar un paquete de cigarrillos ya hechos. Las dos maneras de consumir tabaco comportan riesgos. Existen muchas marcas distintas de cigarrillos y la mayoría se venden en paquetes de diez, catorce o veinte (lo más común).

El tabaco se fuma normalmente en formato de cigarrillo, pero también se puede fumar con pipa, masticar o inhalar. La shisha, por otro lado, es una pipa de agua que te permite fumar tabaco y mezclarlo con aromas afrutados de distintos sabores. El tabaco se quema y el humo se inhala a través de la manguera de agua. Sin embargo, fumar shisha no te salva de los riesgos de salud asociados al tabaco.

El coste económico de ser fumador depende del nivel de tu hábito. Como guía aproximada, fumar veinte pitillos al día, a un precio medio de 4,50 € el paquete, te acaba costando 1.674 € al año.

Los fumadores regulares creen que fumar tabaco los ayuda a relajarse, a gestionar el estrés y a tener menos hambre. Sin embargo, el humo del tabaco (alquitrán) contiene más de 4.000 sustancias químicas y muchas de ellas tienen efectos en varias partes del cuerpo humano, incluyendo el cerebro, los pulmones, el corazón y la boca. La mayoría de los cánceres asociados al tabaquismo tienen su causa en el alquitrán. Fumar tiene una influencia rápida en el cerebro. Cuando un fumador de tabaco inhala, se estima que la nicotina llega al cerebro en aproximadamente 8 segundos. Esta velocidad de acción contribuye a enganchar al consumidor al tabaco de forma acelerada.
La primera vez que fumas a menudo te sientes enfermo y mareado. Fumar tabaco tiene un montón de efectos inmediatos: el olor que desprende tu cabello, manos y ropa y el coste económico que supone. Fumar provoca que el oxígeno quede bloqueado en su intento de llegar a la piel, haciéndola más propensa a las manchas y estropeando el cutis. Con el tiempo puede conducir al envejecimiento prematuro, más arrugas y una boca seca, además de amarillear uñas y dientes.

Las más de 4.000 sustancias químicas que contiene el tabaco provocan severos efectos en el cuerpo humano. Puede aumentar la presión arterial y la frecuencia cardíaca, y esto daña el corazón y la circulación. Puede contribuir a ataques de corazón, infartos cerebrales y causar cáncer. Los fumadores son más propensos a las infecciones de pecho y a la tos. El consumo a largo plazo podría causar enfisemas o enfermedades cardíacas graves. Fumar estando embarazada puede perjudicar al feto e incluso puede provocar un aborto no deseado. No es extraño que los bebés nacidos de madres que han fumado durante el embarazo tengan un peso menor al normal. También se ha vinculado el consumo de tabaco al autismo y al síndrome de la muerte súbita. Fumar shisha puede ser más peligroso que fumar cigarrillos, ya que conlleva un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como el herpes o la tuberculosis.

La legislación vigente sobre el consumo del tabaco se puede resumir en una única frase: está prohibido fumar y hacer uso de cigarrillos electrónicos en todos los espacios públicos cerrados y en dependencias de las administraciones públicas, centros sanitarios y educativos, parques infantiles y vehículos de transporte público. Así pues, no se puede fumar ni en bares, ni en restaurantes, ni en casinos, ni en discotecas, etc.
Por otro lado, hay lugares cerrados donde sí está permitido el consumo de tabaco. En los centros residenciales para personas mayores o con discapacidad, si se habilita una zona para residentes con ventilación independiente, está permitido fumar. Del mismo modo, se puede habilitar una zona similar en establecimientos psiquiátricos. En los hoteles u hostales se puede reservar hasta el 30 % de las habitaciones para huéspedes fumadores, siempre y cuando estén separadas de las demás y cuenten con ventilación independiente.

MITOS

«Fumar un piti relaja»

El tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central. La sensación de bienestar proviene de la supresión del síndrome de abstinencia (falta de nicotina en el cerebro).

«¡Todo el mundo fuma!»

Solo uno de cada tres catalanes mayores de 15 años fuma de forma diaria u ocasional. El resto no ha fumado nunca o ha conseguido dejarlo.

«El tabaco light es menos perjudicial»

Este tipo de cigarrillos contiene las mismas sustancias peligrosas que el tabaco normal; solo se han reducido las concentraciones de nicotina y de alquitrán. Muchas personas fumadoras inhalan más cantidad y de forma más intensa para compensar las bajas concentraciones de nicotina de estos cigarrillos. En consecuencia, aumentan la ingestión de los otros tóxicos.

«Fumar pocos pitillos al día no hace daño»

No existe una dosis de tabaco más segura que otra, puesto que el perjuicio del tabaco en la salud depende de cada fumador o fumadora. La única forma de estar seguros de que el tabaco no nos hace daño es no fumar o dejar de hacerlo.

«Fumo porque quiero»

Muchos fumadores creen que la decisión de empezar a fumar fue libre, pero la realidad más habitual no coincide con esta percepción. Lo suelen hacer por razones culturales y sociales, para parecer modernos, maduros, adultos, independientes, rebeldes… Y es cuando caen en una trampa de difícil salida.

EXCUSAS

«Fumar me va bien para adelgazar»

La nicotina consigue reducir el hambre al activar un determinado grupo de neuronas en el cerebro. Entender el hecho de fumar como un medicamento para la obesidad es potencialmente peligroso, puesto que estamos hablando de una sustancia muy adictiva que perjudica severamente la salud.

«Fumar es de adultos»

La obsesión de muchos adolescentes por «ser mayores» es un factor muy importante que conduce a la adicción prematura. Los estereotipos, a pesar de que están cambiando, siguen vigentes en la mentalidad de los jóvenes, y conceptos como rebelión, bohemia o rock’n’roll, entre otros, siguen vinculados al tabaco en el imaginario juvenil.

«De algo me tengo que morir»

Esta es una excusa totalmente cierta. Pero el consumo de tabaco no solo puede conducir a la muerte, sino que te puede provocar numerosas dificultades físicas y psicológicas en tu día a día: disminución del gusto y el olfato, deshidratación de la piel, enfermedades respiratorias crónicas, etc. Todos sabemos que tenemos que morir un día u otro y, por ello es necesario que, mientras vivamos, podamos hacerlo de la forma más placentera y sana posible.

BENEFICIOS DE NO CONSUMIR TABACO

Conoce todos los beneficios que obtendrás si no consumes tabaco.

Buen estado físico y buenas prestaciones para practicar deporte.
Nuestro ritmo cardiovascular será bueno y sano. Correremos más que los fumadores y no nos cansaremos tan pronto. No nos dará pereza practicar deporte por miedo a cansarnos enseguida.
Nos ahorraremos todo el dinero que causa el consumo de tabaco.
Nada mejor que servirnos de un ejemplo: fumar veinte cigarrillos al día a un precio mediano de 4,50 € el paquete, te acaba costando 1.674 € al año.
Disfrutaremos más de la comida y los olores.
El gusto y el olfato son dos sentidos que, con el consumo de tabaco, quedan perjudicados muy pronto. Aquellos que fuman habitualmente atacan su capacidad gustativa y olfativa.

 

Tendremos mejor aspecto físico.
Está demostrado que el consumo de tabaco tiene unos efectos muy perjudiciales para la piel. Tiene efectos negativos en la hidratación de la piel y provoca arrugas prematuras. Si pretendemos atraer por nuestro físico, fumar parece una mala idea…

EXPERIENCIAS

«Ahora tengo 22 y he conseguido dejarlo después de 10 años de fumar un paquete diario, pero me ha costado muchísimo […].»
Jan92

«Un paquete diario son unos 1.500 euros al año! ¡La de cosas que se pueden hacer con 1.500 euros mejores que fumar! […].»
Laura

«Mi hermano mayor fuma y siempre huele mucho a tabaco. No mola nada y encima está tosiendo todo el rato […].»
miss khalessi

RECURSOS

APPS

QuitNow

Aplicación que ayuda a dejar de fumar, con infinidad de retos y una precisa información de cómo se purifica tu organismo. Para iPhone y Google.

Smoking time machine

Divertida APP que simula cómo será tu físico en un futuro si sigues fumando. Para iPhone y Google.

AUTOTEST

Tabacòdrom

Autotest de consumo y riesgo del tabaco, elaborado por www.elpep.info.

Test Fagestrom

Calculadora que permite valorar el hábito del tabaco, creada por Pfizer.